sábado, 15 de junio de 2013

Camino de acercamiento y fraternidad.


La reunión privada, que duró unos 32 minutos con la presencia de un intérprete, fue el primer encuentro entre ambos personajes desde que iniciaron sus respectivos ministerios, en los primeros meses de este año. En su discurso, pronunciado en italiano, el Papa Franciscoreconoció que Justin Welby, junto al arzobispo católico de Westminster, Vincent Nichols, pidieron a las autoridades encontrar una solución pacífica al conflicto sirio, que lleva más de dos años.
Una solución que garantice también la seguridad de toda la población, incluidas las minorías, entre las que figuran las antiguas comunidades cristianas locales, sostuvo. "Nosotros los cristianos llevamos la paz y la gracia como un tesoro para donar al mundo, pero estos dones pueden dar fruto solamente cuando los cristianos viven y trabajan juntos en armonía", dijo el Papa.
"Será así más fácil contribuir a construir relaciones de respeto y convivencia pacífica con los que pertenecen a otras tradiciones religiosas y también con los no creyentes", agregó.
Identificó otros puntos de coincidencia, como la promoción de los valores cristianos ante una sociedad que parece poner en tela de juicio algunas de las bases de la convivencia, como el respeto por la sacralidad de la vida humana o la solidez del instituto de la familia fundada en el matrimonio.
El pontífice destacó que ambos líderes religiosos tienen un compromiso "por una mayor justicia social, por un sistema económico que se ponga al servicio del ser humano y en favor del bien común". Y también "el dar voz al grito de los pobres para que no sean abandonados a la ley de una economía que parece a veces considerar al ser humano sólo como un consumidor", apuntó.
Francisco recordó que la historia de las relaciones entre la Iglesia de Inglaterra y la Iglesia de Roma no ha estado exenta de momentos dolorosos, pero señaló que las últimas décadas se han caracterizado por un camino de acercamiento y fraternidad.
Al término del coloquio Welby presentó al Papa Francisco la delegación que lo acompañaba, encabezada por su esposa Caroline (ya que los anglicanos pueden casarse) y luego se pasó a un intercambio de regalos. Welby regaló a Francisco una estampa con el lema pontificio de Bergoglio "Miserando atque eligendo", que está tomado del santo anglosajón, Beda el venerable.
A cambio recibió una impresión del siglo XVIII con una vista de la Plaza de San Pedro y las medallas de la sede vacante. La señora Welby regaló al pontífice un rosario y le dijo: "This is for you. Pray for me" (esto es para usted, rece por mí). Al final todos los presentes pasaron a la Capilla Redemptoris Mater para un momento de oración común.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada